Dream team: ficción desde la duela

Deportes / Letras y deporte

Dream team: ficción desde la duela

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Buffer 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

El baloncesto o deporte ráfaga es una de las disciplinas que han emergido de la contracorriente cultural del amateurismo hasta los más altos niveles profesionales, bajo el contexto y origen norteamericano que se ha encargado de expandir y fomentar el fenómeno que de la duela se desprende, creando auténticos personajes e historias propias de la ficción.

En la última década del siglo XX, se forjaría el título de la novela denominada The Dream Team, un compendio de capítulos que representaron los jugadores profesionales de la NBA convocados para asistir a las olimpiadas de Barcelona en 1992, luego de que por decenas de años no se le permitía participar a los nacidos en la unión americana, exceptuando a los extranjeros que militaban en la liga.

Pizza-and-Beer-NBA-USA-Basketball-NBA-TV-The-Dream-Team-sports-documentary-June-13-Olympics-Barcelona-1992-1

A la vez que la nueva reglamentación salía a la luz pública, los altos mandos y la gerencia técnica del bicampeón con los Pistons de Detroit, Chuck Daly, iniciarían el armado de un equipo capaz de regresar a la cúspide al seleccionado americano, que cuatro años antes había sucumbido en la semifinal de Seúl 1988 ante su máximo rival deportivo e ideológico: URSS.

La situación interna del baloncesto norteamericano demostraba que las figuras dominantes en la década de los 80 se encontraban en el máximo nivel de habilidades y en la antesala del eminente retiro en la ya naciente época de los noventas. Así como el nacimiento y desarrollo de nuevos baluartes que se forjaban en los encuentros del más prestigiado torneo del mundo como lo es la NBA. Bajo el proceso de selección, la estrategia se dirigió hacía el objetivo de armar una representativo que pudiera mezclar la experiencia y juventud de elementos profesionales,  ante la mirada expectante de la prensa nacional e internacional que aguardaba sigilosamente el momento en que la lista definitiva fuera publicada, mientras que la crítica se exasperaba sin saber aún el destino que tomaría la asociación nacional de baloncesto con la elección de sus hombres.

La historia que empezó a recopilarse desde el instante en que la sociedad norteamericana conociera a sus seleccionados, fue el parteaguas para que la imaginación y los conceptos literarios se mezclaran hasta obtener la naturaleza de ficción en su estructura. Las palabras que emanaron del entrenador en jefe Daly se masificaron en forma paralela, debido a la composición de su cuerpo técnico compuesto por Mike Krzyzewski, Lenny Wilkens y  P.J. Carlesimo, así como los otros nombres que se unirían después.

i

Los doce elegidos de entre la amplia gama de jugadores que militaban en la liga local y que integrarían el plantel fueron veteranos y renombradas figuras de los Celtics de Boston y Ángeles Lakers: Larry Bird y Magic Johnson, además de un par de dúos que estaban encumbrando la nueva era de los equipos Chicago Bulls y Utah Jazz, Michael Jordan, Scottie Pippen, Karl Malone y John Stockton. Así como elementos notables de diversas escuadras como David Robinson de San Antonio Spurs; Patrick Ewing en representación de New York Knicks; Clyde Dexler de Portland Trail Blazers; Chris Mullin de Golden State Warriors; Charles Barkley de Phoenix Suns y para proseguir con la tradición de convocar a jugadores colegiales, se tomaría como representante al bicampeón con los Duke Blue Devils, Christian Laettner.

La nueva versión del juego que en pocas semanas se pudo observar en la eliminatoria mejor conocida como Torneo Preolímpico de las Américas, fue tan solo la muestra del poderío norteamericano; las victorias en cada uno los juegos disputados otorgaron el pase en automático para viajar a tierra condal. Tan solo unos meses después, la delegación estadounidense arribaría a España con un cumulo de elementos extras que potenciarían los logros deportivos. El denominado coloquialmente Dream Team a pesar de no haber entrado en acción oficialmente se mezcló entre las promesas a triunfar y aguardaron juntos hasta el momento programado para aparecer en escena, mientras la expectación mundial hacía añicos toda la gama de posibilidades de poder observar los juegos de la fase grupal en donde aparecería.

dreamteam-1992-USA-basketball

El poderío del plantel embelesado al servicio del bien común, apareció desde el primer juego ante Angola con un resultado a favor de 116 – 48; asimismo las similares victorias contra Croacia (103 – 70), Alemania (111 – 68) y Brasil (127 – 83). Con el acceso directo hacia las rondas finales, la quinteta arrollaría a sus rivales: España (122 – 81), Puerto Rico (115 – 77), Lituania (127 – 76) y en la final ante Croacia de nueva cuenta por 117 – 85. El legado del triunfo estadounidense en las olimpiadas de 1992, fue el hecho que se inscribiría en las páginas del baloncesto mundial y los deportes en conjunto, al exponenciar el valor de un puñado de jugadores que a pesar de contener un valor estratosférico, se adaptaron idóneamente en pos de la misión principal de regresar el orgullo en una de las disciplinas con más arraigo en la nación.

La memoria colectiva aguardará firmemente el concepto y la palabra Dream Team por un espacio ilimitado de tiempo, puesto que la quinteta titular nunca sufriría flagelo alguno en sus encuentros. La magia y el vértigo expuestos por la natura de los miembros conjuntados sobrellevarían la ausencia por los cambios tácticos hasta el nivel de rotar a todos los elementos en un mismo encuentro.

Con veinticuatro años de separación entre la actualidad y el ficticio pasado, la duela emitirá indudablemente la energía de aquel verano catalán que regaló al equipo de ensueño…

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


cinco + = 7

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>