La vieja señora de Italia

Letras y deporte

La vieja señora de Italia

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Buffer 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Los distintos aspectos que embelesan la historia de cualquier deporte, van conjuntados a la manifestación de cualidades que reformulan ese valor fundamental en cada una de las instituciones que llegan a trascender. En el fútbol de la península itálica, se extiende el poderío de la vanagloriada Novia de Italia, un mote que ha sido puesto al equipo que representa a la antigua región de Piamonte: la Juventus Fútbol Club.

Las líneas que han suscrito la historia de la institución más laureada dentro decalcio, han estado inmersas en multicitadas épocas de gloria y poderío, en base a figuras preponderantes que han nutrido las oncenas en cada juego. Desde la fundación en 1897  la sociedad turinesa se identificaría a un nuevo concepto que desembarcó para quedarse, bajo el estandarte que propició el primer título en 1905 y paradójicamente la solución que daría como resultado la creación del Torino, rival con el que divide la pasión de la ciudad.Juventus-Logo-3-Stars-2

En los claroscuros clásicos de su temprana edad, las acciones efímeras de éxito se ausentaron de un equipo que deambuló en la medianía futbolística. Entre la mortandad de triunfos y buenas actuaciones entraría a la escena piamontesa un letargo de más de dos décadas. Con el bálsamo paliativo que representó la llegada a la gerencia de la mítica familia Agnelli, así se inició la recta final de los 20´s.

La espontaneidad y los nuevos bríos terminarían por alcanzar un proyecto a largo plazo que brindó la obtención de cinco ligas denominadas como el “Quinteto de oro”, con jugadores como Mario Varglien, Giovanni Varglien, Luis Monti, Luigi Bertolini, Renato Cesarini, Giovanni Ferrari, Raimundo Orsi y Felice Borelcon y en la dirección del técnica Carlo Carcano, con un dominio que en los años treinta se reconoce hegemónicamente como el primero de muchos que vendrían.

La estela de éxitos denostaría hasta en la medianía del siglo pasado, en el que la figura de Umberto Agnelli, como presidente del club, arribó elementos como Omar Sívori y John Charles, para formar junto con Giampiero Boniperti al denominadoTrío Mágico que conquistó el décimo scudetto.

Con la figura del ex-futbolista juventino Boniperti al mando del club, se abrió un espacio de éxitos para la vieja señora, mismo que la historia adaptaría como legendario, debido a los nombres que llegarían a la entidad aurinegra como Dino Zoff, Fabio Capello, Roberto Bettega, Franco Causio, Giuseppe Furino y Claudio Gentile, que alcanzaron la primera final de la copa europea, misma que sucumbiría ante el Ajax. Ante la nueva década, con la imagen de Giovanni Trapattoni se lograba el vigésimo título y la segunda derrota en el torneo continental ante el Hamburgo.

Para prolongar las tardes de gloria en base a los herederos de las anteriores camadas de futbolistas, el club conformó un equipo donde destacaban Stefano Tacconi, Cesare Prandelli, Michel Platini, Zbigniew Boniek, Massimo Bonini, Gaetano Scirea, Sergio Brio y Antonio Cabrini. En esa misma temporada, el equipo obtuvo el scudetto y la Recopa de Europa en Basilea ante el F. C. Porto, el 16 de mayo de 1984. De la misma manera que la Supercopa de Europa en Turín y la Copa de Europa en Bruselas, el 29 de mayo ante el Liverpool, para cerrar con la victoria en diciembre del mismo año de la Copa Intercontinental ante Argentinos Juniors.

Entre el amordazador dominio liguero y mundial, el sueño así como los anhelos de la institución se adoctrinó en la envilecedora elocuencia de fanáticos y futbolistas, que en la recta final del milenio supieron enarbolar el destino del centenario.

Así como el proseguir de la constelación de jugadores capaces de acrecentar la estancia campeonil, bajo la figura de hombres como Roberto Baggio, Gianluca Vialli, Fabrizio Ravanelli, Angelo Peruzzi, Didier Deschamps, Antonio Conte, Ciro Ferrara, Gianluca Pessotto y Alessandro Del Piero. Junto a ellos, la supercopa sería obtenida por primera vez en la historia.

Además, se suscitó la lucha por la Champions League con los subcampeonatos ante el Real Madrid, Ajax, Borussia, Dortmund y Milán, en la que los oriundos de la industriosa Turín supieron regresar el nombre del equipo a la élite europea.

Hasta el histórico revés en que los problemas extra cancha terminarían por enviar a la institución a purgarse en la división de ascenso, en la temporada 2005 – 2006, en medio de la hecatombe que prosiguió con el éxodo de algunas de las figuras, a la vez que consolidaron un fuerte lazo afectivo entre Gianluigi Buffon y Alessandro Del Piero, que no renunciaron a la situación y prosiguieron hasta el ascenso en la temporada siguiente.

Entre la los altibajos propios de la secuela en el aspecto deportivo, la entidad juventina realizó una serie de movimientos tácticos que conformaron la base de su nueva estructura, en pos del resurgimiento nacional e internacional que tras las primeras tres temporadas, serían fundamentales para el inicio del extenuante dominio sobre el calcio, que iniciaría desde en la temporada 2011 – 2012 y actualmente en la 2015 – 2016 prosigue con una clara ventaja en el nivel futbolístico del país de la bota.

Solo resta observar el dominio de la vieja señora en Italia y Europa…

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


− tres = 0

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>