Las carrilleras de Adelita

Opinión

Las carrilleras de Adelita

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Buffer 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Rieleras y juanes, no me gusta reiterar, pero la realidad en este país es repetitiva. Terrible y trágicamente reincidente. En el tiempo y en el espacio. En las personas y en las regiones. Dos terremotos en el mismo país y en el mismo mes. Dos sismos en el mismo día y ciudad con 32 años de diferencia.

Si bien es cierto que los y las mexicanas padecemos de una corta memoria acerca de sucesos históricos y afectaciones producto de la operación de una clase política irresponsable, esto no aplica cuando el país enfrenta la contundencia de la naturaleza. La palabra solidaridad no la inventó Salinas de Gortari al tomarla como lema de su gobierno. Las acciones solidarias fueron patentadas por los y las connacionales que vivieron el 19 de septiembre de 1985 y que hoy demostramos que aprendimos la lección, la transmitimos a nuestros descendientes y nos volcamos hacia nuestros compatriotas.

El recuerdo de un Zapotlán devastado y de un Gómez Farías desolado se impuso en quienes lo vivieron y los empujaron a buscar a sus seres queridos, con el fundamento del pasado paralelo que se sufrió tres décadas atrás.

Así, a partir de la 1 de la tarde con 20 minutos de este martes 19 de septiembre de 2017 las líneas telefónicas punto menos que inoperantes no alteraron los procesos comunicación como en aquel jueves del 85. Las redes sociales se impusieron para apoyar y si bien hubo mensajes de desinformación y pánico, estos rápidamente fueron minimizados por otros de aclaración de información, por mensajes oportunos. Los chistes y memes no alcanzaron a asomarse. Se impuso la congruencia y el sentido común.

La acción periodística volvió a sus orígenes. A informar para dar certeza; a orientar para dar elementos de toma de decisiones; a descartar datos que generarían pánico innecesario; A dar la esperanza social de la que todos estamos ávidos cuando enfrentamos una catástrofe de gran magnitud.

Hoy si hablo por mí, como lo hago por mi familia, mis estudiantes, mis amigos y amigas, mis colegas periodistas y académicos. Estamos unidos, estamos pendientes y estamos dispuestos a apoyar, a orientar, a donar, a ser parte y no meros espectadores. Hoy México no mira a la distancia. Aquí y ahora este país es.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


9 − uno =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>