Ojos de Videotape

Entretenimiento

Ojos de Videotape

Happy!

Del comic a los hogares, “Happy!” es una de las series más vertiginosas y raras de la actualidad, por lo que la hace una de las opciones menos viables para todo el público, si no deseas aventurarte en su humor negro con adrenalina, drogas y mucha acción, es mejor que no le des la oportunidad.

Y te preguntarás qué clase de reseña es ésta, pues “Happy!” es el tipo de entretenimiento que merece una antireseña, un texto que le haga honor a su protagonista, el ex policía y ahora sicario, Nick Sax, quien desde su decadente presente, es guiado por un unicornio de color azul pastel, para rescatar a la pequeña Hailey de las manos de un anómalo Santa Claus, que tiene secuestrados a un grupo de niños en un edificio abandonado.

Nick Sax es el Bruce Willis moderno, un “Duro de matar” pero con más drogas, más sangre y más mugre en la bufanda navideña; es el policía bueno que cayó en desgracia al perder la fe en el sistema y en la humanidad. Y es en serio cuando te recomiendo que no veas “Happy!”, para qué quieres llevar más violencia a tu casa, para eso están los noticieros nocturnos y las películas de Quentin Tarantino, es en serio, no veas “Happy!”, no te conviene.

Esta serie muestra un mundo de balas y alucinaciones donde no hay sólo un villano, se pueden contar a cuatro como los más importantes, y entre los personajes aliados que intentan rescatar a la pequeña Hailey, hay una maraña de conflictos que representan un lastre para lograr su liberación, es en serio cuando te digo que no deberías ver “Happy!”, además, todos odian a Nick Sax de diferente manera, ya que donde quiera que se para, la situación se convierte en violencia y destrucción como si fuera un ser maldito, un apestado por la vida.

A Nick Sax lo encarna el actor Christopher Meloni, a quien recordarás por su papel como el detective Elliot Stabler en “La Ley y el Orden: Unidad de Víctimas Especiales”, en esta ocasión, Meloni realiza la interpretación de, hasta ahora, su peor personaje, ya que Sax es malhumorado, sucio, sanguinario, y durante 8 episodios, se la pasa cubierto de sangre y porquería, disparando sin recato por la gran manzana.

Por si fuera poco, el canal internacional SyFy confirmó en abril pasado —te imaginarás el sufrimiento de la liga de las buenas costumbres— que habrá una segunda temporada en el 2019, noticia que se veía venir ya que la primera temporada deja algunos cabos sueltos, y “Happy!” tiene potencial para más episodios, que si es verdad, te pido por favor tampoco los veas, ya que el demonio es el que comenzará a apoderase de los protagonistas.

Así que, si estás cansado de ver cómo los antihéroes siguen de moda y no soportarías ver a un ex policía venido a menos, con el humor de “Logan” y el cinismo de “Deadpool”, es mejor que pases de largo y no te aventures en esta serie que sólo tiene para ti: persecuciones, peleas, grandes frases desalentadoras y villanos con serios problemas mentales. Espero que sigas mi consejo y no veas esta serie disponible ya en Netflix y en otras plataformas digitales, que sin lugar a dudas, se han dado a la tarea de malcriar a toda una generación. Así que no lo olvides, “Happy!” no te conviene, es mejor que saques a pasear al perro y regreses con buenos ánimos a casa; te prepares un café, te comas algún pan y te recuestes delicadamente a descansar bajo la luna.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.