Rulfo nos responsabiliza del futuro de los despojados: Juan Villoro

Cultura

Rulfo nos responsabiliza del futuro de los despojados: Juan Villoro

“Rulfo es el río de palabras y silencios que no deja de fluir entre nosotros”, concluyó el escritor Juan Villoro en el paraninfo Enrique Díaz de León de la Universidad de Guadalajara, al terminar su conferencia magistral con motivo del centenario del natalicio de Juan Rulfo.

Para el ganador del premio Herralde de novela inédita y el premio internacional de periodismo Rey de España, el argumento de que a Juan Rulfo aprovechó sus habilidades antropológicas para documentar la forma de vida del sur de Jalisco en su obra es restarle méritos literarios.

“Se ha comentado que él tenía un oído extraordinario para captar el habla del sur de Jalisco, que supo reflejar las tradiciones mexicanas, que supo ser un taquígrafo hábil del habla […] Desde luego que hay muchos elementos de entendimiento de una realidad social en Juan Rulfo. Hay, ciertamente, una capacidad de atender a los modismos, a la forma en que se habla en el campo mexicano. Sin embargo, yo creo que es regatearle méritos estéticos a Rulfo pensar que su obra es un reflejo, un espejo de la realidad, y no una reinvención de la misma. Yo creo que estamos ante un supremo artífice que supo crear una obra única”.

Villoro contó la anécdota de un diálogo que tuvo con el escritor japonés Kenzaburo Oé, premio Novel de literatura, quien le confesó que vino a vivir a México un tiempo para conocer el país del “mejor narrador que ha leído jamás”.

El autor de El Testigo destacó la capacidad de Rulfo para hacer creer a los lectores de El llano en llamas que la naturalidad de los personajes de los cuentos también se puede encontrar en la vida real de su región natal, el sur de Jalisco, cuando esto no es así.

“Una de las paradojas más altas de la invención literaria es que nos puede convencer de que algo es absolutamente natural. Cuando se está escribiendo un texto, obviamente se está creando algo. Eso tiene una condición de artificio. Y, sin embargo, nosotros, a través de ciertos textos, entendemos que eso es profundamente espontáneo, que eso es natural. Cuando nosotros oímos a los personajes de Rulfo, sentimos que estamos escuchando la voz de quienes habitan el campo mexicano. La verdad histórica es que nunca un campesino mexicano ha hablado exactamente de esa manera, es decir, no ha hablado con esa poesía tan honda que tiene en los diálogos de Rulfo. Y, sin embargo, la paradoja es que nunca un campesino ha sonado tan genuino como en los diálogos de Rulfo. Hacernos creer que esa naturalidad es incluso superior a la que podemos encontrar en el mundo de los hechos, es una de las grandes invenciones literarias”.

La conferencia magistral fue organizada por la cátedra Hugo Gutiérrez Vega. De este diplomático y escritor que falleció en 2015, Villoro expresó gratitud: “llevó una avanzada progresista” y “nos enseñó a quienes éramos muy jóvenes a defender nuestras ideas y a luchar por ellas”.

Sobre Pedro Páramo, novela que Gabriel García Márquez catalogó como “la biblia”, Juan Villoro dijo que esta puede tener una lectura política “sin necesidad de ampararnos en ninguna ideología”.

“-Las de Pedro Páramo- son personas tan pobres que ni siquiera tienen derecho a que algo les ocurra, ese es el gran dilema de ellos y no hay una metáfora más alta de despojo en la literatura mexicana, son personajes tan pobres que no tienen el derecho a tener una historia. Están atrapados en un mundo de la reiteración, en el mundo mítico de la leyenda que recomienza sobre sí mismo porque no pueden entrar a la historia. […] Quien lee la novela somos nosotros. Nosotros tenemos porvenir. Y la gran pregunta es ¿qué hacemos nosotros por los que no tienen historia? […] Desde el punto de vista del compromiso histórico es ‘alguien tiene que sacarlos de ese devenir que no tiene futuro para que entren finalmente al campo de la historia’. Me parece que esta es la responsabilidad que él delega en el lector. Es una altísima enseñanza ética que recibimos en la novela de Juan Rulfo”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.