Ojos de Videotape

Entretenimiento

Ojos de Videotape

Balón al aire

Hay que decir las cosas como son: la pasada derrota del Tricolor en Rusia, le otorgó la merecida atención mediática a la victoria de Andrés Manuel López Obrador, quien el primero de diciembre tomará posesión como Presidente de México.

La derrota fue una sacudida y un regreso a la realidad del balompié nacional. Después de la actuación más importante en mundiales ante Alemania, el grupo de jugadores encabezados por el D.T. Juan Carlos Osorio, ofrecieron un desempeño descendente, dejando ir una gran oportunidad ante el representativo sueco y perdiendo con un Brasil que todavía no alcanza su máximo potencial.

Este regreso a la realidad, donde siempre la ilusión es muy cercana al fracaso, está siendo cada vez más analizada por personas ajenas al gremio futbolístico, prueba de ello es el documental “Balón al aire” de Gabriel Mariño, que con el patrocinio de la cervecería Corona, nos comparte otra manera de ver y entender el futbol en México.

Debo precisar que esta reseña no es con el afán de poner el dedo en la llaga, pero la opinión pública está más pendiente de los acontecimientos políticos que del camino de Suecia después de superar al equipo Azteca, una Suecia de un juego muy básico y disciplinado, que con menos creatividad, hasta ahora, ha llegado más lejos que el Chicharito y compañía.

El documental de Gabriel Mariño gira entorno a los contrastes. Bajo los testimonios de reconocidos jugadores y de personas de diferentes lugares y extractos sociales del país, el director empata las opiniones del jugador del llano con las del jugador profesional con un resultado bien llevado, donde el amor y la pasión por la pelota los hace iguales.

Las tomas de playas, campos de tierra, canchas de cemento, estadios; la pluralidad de voces, de rostros, de balones yendo y viniendo en tan solo 45 minutos que dura el documental, nos muestran el primer tiempo de una historia que aún no conoce o logra el tan ansiado éxito.

¿En verdad es tan difícil pasar al quinto partido? ¿Por qué en (ahora) 16 participaciones en Copas del Mundo, no se ha logrado acceder a las etapas finales? Éstas y otras preguntas son las que nos hacemos cada cuatro años, y el documental, gracias a las declaraciones de sus participantes, ofrece una luz a mitad del camino sobre el porqué no se ha logrado avanzar.

El espectador tendrá que descubrir algo que parece sencillo a simple vista, pero es a la vez complejo, porque para tener éxito hay que invertir tiempo, trabajo y mantener el enfoque siempre en los objetivos. La breve, pero muy significativa, analogía con la golfista Lorena Ochoa resulta avasalladora para explicar cuánto trabajo cuesta ser el mejor en cualquier deporte, y no olvidemos el factor social, más en un país que se declara futbolero.

Los jugadores del llano y los profesionales hablan de mentalidad, de una cultura llena de dudas y desconfianza que continúa permeando en la sociedad mexicana, una cultura que se pasa a las canchas para encumbrar sus excesos y sus miedos, una cultura que comienza a transformarse gracias a las nuevas generaciones, gracias a los triunfos de artistas mexicanos que están logrando cosas importantes desde sus trincheras, y que le han dado prestigio al país, un país que parece entrar en una nueva etapa en la que el nacionalismo parece regresar como gran protagonista.

“Balón al aire” nos deja de frente a nosotros mismos, nos invita a ser mejores, nos llama a conocer nuestras debilidades y a explorar más nuestras fortalezas. El documental es un corte de caja que seguirá vigente hasta el siguiente Mundial, y después de todo, es sano reflexionar cómo nuestra cultura se refleja en el futbol y qué pasitos vamos dando para crecer de las calles a la cancha, porque como escribiera David Faitelson: tal parece que, en democracia, alcanzamos, finalmente, el “quinto partido”. Y a la sociedad mexicana le esperan sus juegos más importantes: superar la inseguridad, la pobreza y el daño excesivo al medio ambiente.

Ver documental aquí

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.