Se fue “sin querer queriendo”

Cultura

Se fue “sin querer queriendo”

 

Un héroe, doctor, maleante, futbolista, conquistador y hasta un chavo pobre viviendo dentro de un barril en el patio de una vecindad; estos fueron los personajes creados por Roberto Gómez Bolaños, o el apodado “chespirito” por el director de cine Agustín P. Delgado después de observar su gran capacidad artística comparada solamente con la de Shakespeare.

Lo que mucha gente no sabe, es que este gran hombre, estuvo a punto de ser una persona más en México, debido primero se desempeño como estudiante de ingeniería dentro de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), pero que debido al talento que este poseía, a la edad de 22 años entro como personal creativo a la agencia de publicidad D’Arcy.

Dentro de su carrera artística se encuentra a “chespirito” como guionista de diversos programas para la televisión, como lo fueron “Cómicos y canciones” “El estudio de Pedro Vargas” y el programa llamado “El estudio de Cantinflas” el cual estaba protagonizado por famoso actor mexicano Mario Moreno “Cantinflas”, debido a las altas pretensiones monetarias de éste, fue retirado por sus patrocinadores en aquel entonces.

Su carrera como actor dentro de la pantalla chica, dio comienzo en 1968 por medio de la Televisión Independiente de México (TIM), en un espacio de media hora que se le concedió en el programa “Sábado de la fortuna” que duraba cinco horas, con sus secuencias “Los genios de la mesa cuadrada” y “El ciudadano Gómez”, finalmente en 1970 y debido a que sus secuencias  tenían más rating, se le concedió en el horario estelar que era el de las 8:00 de la noche. Al tener su propio programa decidió otorgarle el nombre de “chespirito”. Siendo en este y con 41 años en donde dio vida a sus más entrañables personajes: el Doctor Chapatín, el Chapulín Colorado, Chaparrón Bonaparte y el más afamado y amado por todos  los mexicanos… “el Chavo del Ocho”

Al principio el programa no tenía el mismo reparto; Don Ramón trabajaba y la Chilindrina no era su hija debido a que la gente respondía más a este personaje en el año 1972,  Roberto se hizo cargo de dos programas más, “El chavo del ocho” y “el Chapulín colorado” que en un principio iba a ser verde pero por fallas técnicas quedo rojo.

Ya en 1980 y aún como creador del programa que llevaba el mismo seudónimo que él, el Chavo y el Chapulín Colorado volvían a ser bloques del programa “Chespirito” compartiendo el espacio con: “el Doctor Chapatín” , “los Caquitos” y “el Chompiras” , “la Chicharra” con “Chambón” y los “Loquitos” con “ Chaparrón Bonaparte.

Sin embargo con la pérdida de un buen némero de su elenco original y su renuncia a seguir dando vida al “Chavo”, junto con su deseó de producir, decidió dejar de lado su éxito como actor de la pantalla chica.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.