Presentan informe de Artículo 19 sobre la situación de violencia en el periodismo Mexicano.

FIL

Presentan informe de Artículo 19 sobre la situación de violencia en el periodismo Mexicano.

Escritores y periodistas se solidarizan con los 43 desaparecidos en Iguala, Guerrero

  Carmen Aristegui, Lydia Cacho, Juan Villoro y Darío Ramírez se presentaron en la FIL de Guadalajara  para presentar el libro “Disentir en silencio: violencia contra la prensa y criminalización de la protesta en México” de Artículo 19, organización investigadora y defensora de los derechos humanos, el cual a manera de investigación desglosa y plasma la realidad que atraviesa el periodismo mexicano desde hace 7 años.

Juan Villoro abrió la presentación hablando a groso modo del contenido del informe en el que se destacan cifras, estadísticas y datos preocupantes sobre la manera en que el oficio de informar se ha vuelto uno de los más riesgosos en el país.

Según datos del libro, cada 26 hrs y media hay una agresión de importante gravedad contra algún profesional de la información y de estos agredidos el 80% resultan ser hombres mientras que el 19%  lo conforman las mujeres.

Durante la presentación, se mencionó que el periodo de julio a septiembre ha resultado uno de los más peligrosos para el oficio desde el 2007, y que los principales perpetradores de estos atentados terminan siendo funcionarios o personas estrictamente ligadas al gobierno de los municipios, ciudades, estados y finalmente el país.

Se dio a conocer que los ataques recibidos por parte del crimen organizado sólo se concentran dentro del 5.7 por ciento del total y que estos han sido respuesta a la negativa de algunos medios y trabajadores de la información a “convertirse en caja de resonancia de los actos de terror y desorden social  que cometen estos criminales”.

Villoro mencionó que el punto más conflictivo para trabajar con el periodismo, es la zona que mezcla lo criminal con lo legal y lo convierte en algo aparentemente lícito, protegiendo intereses políticos y privados. También, el escritor y crítico dijo que los periódicos que no viven bajo la sombra del gobierno, actualmente sufren una amenaza económica que los orilla a subsistir solamente con los ingresos de su producto en el mercado y que esto resulta desgastante para la mayoría de los periodistas.

Aristegui

Fotografía: Ángel Guzmán

Más tarde, Aristegui abordó la violencia contra los profesionales de la información en redes sociales y explicó que gracias a una investigación realizada por MVS, es posible identificar y medir mediante patrones “casi geométricos” las manipulaciones que causan los agresores en estos medios para manchar la reputación de algún periodista “potencialmente peligroso”.

Luego, junto con los demás escritores, se dispuso a nombrar a cada uno de los estudiantes desaparecidos el 26 de septiembre para hacer un llamado a los periodistas a ser más sensibles que nunca y a propiciar la exigencia y el aliento de la sociedad.

Lydia Cacho tomó la palabra al último de los presentes para relatar su experiencia tras su secuestro en Quintana Roo, mismo que fuera ordenado por el Gobernador de Puebla, Mario Plutarco Torres tras haber publicado “Los demonios del Edén”, uno de sus reportajes más fuertes y que trata el tema de la pederastia dentro del país y la explotación comercial de los niños en ámbitos sexuales.

Cacho concluyó diciendo a los asistentes que el periodismo necesita de profesionales que estén dispuestos a ser la linterna que ilumine al país y dijo que era responsabilidad de cada uno el rescatar las voces de aquellos que no han podido hacerlo.

“Hubiera estado a punto de morir y hubiera valido la pena porque estaba convencida de que la promesa que les había hecho a esos niños había sido cumplida”

Expresó con voz entre cortada la periodista y sobreviviente, Lydia Cacho, refiriéndose a los niños y niñas reflejados en “Los demonios del Edén”.

Por último Lydia llamó a los periodistas a creer en el prestigio y no en la fama e hizo hincapié en resaltar a los profesionales de la información que diario buscan la verdad pero que por razones mediáticas no cuentan con la fama suficiente para que sus voces sean escuchadas.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.