Antonio Mendoza triunfa en la primera corrida del Carnaval Autlán

Deportes

Antonio Mendoza triunfa en la primera corrida del Carnaval Autlán

“Ya huele a petate”. Esa es la frase favorita de los todos autlenses ante la espera cada año de su tan preciado carnaval. Diez días donde habitantes de Autlán, visitantes del estado o hasta de todo el país incluido del vecino del norte, se reunen en esta ciudad. Es el disfrute en su máxima expresión, y por fin la espera terminó.

Una de las principales características de este carnaval jalisciense son las corridas de toros, cada año se realizan cuatro o cinco festejos taurinos. Este primer festejo fue a lo que se le llama “corrida de oportunidad”, donde se junta a seis toreros que no son los que más reflectores y corridas toreadas tienen, pero que cada tarde en la que participan lo hacen con un hambre de abrirse más camino; ahora tenían la oportunidad en Autlán de la Grana ante un encierro de la ganadería de San Marcos. La entrada para esta primera corrida fue gratuita, y la gente aprovechó para llenar las gradas de la Plaza de Toros Alberto Balderas.

Pepe López, de fucsia y azabache, fue quien inició el festejo, torero michoacano. El toro, Don Pato de 500 kilos, salió con velocidad de la puerta de toriles e incluso intentó saltar al callejón de la plaza, cosa que no logró de milagro.  A pesar del fuerte inicio el toro nunca terminó por emplearse, fue algo soso y falto de bravura. Pepe se mostró voluntarioso, trató de sacarle el mayor provecho al astado que menos juego ofreció toda la tarde, el michoacano realmente picó piedra. Después de algunos pinchazos y varios intentos de descabello pudo darle muerte al toro. El torero escuchó un aviso y el silencio del público.

Ernesto Javier “Calita”, de grana y oro, ya ha pisado tierras autlenses en un par de ocasiones anteriormente y ha dejado un buen sabor de boca. Ernesto, consiente de ello, inició la lidia con un par de largas cambiadas de rodillas. Al toro se le veía cosas interesantes, sin embargo perdía las manos, mostrando debilidad. Ante ello la faena de muleta comenzó sufrida para “Calita”, pero el matador fue paciente, aguantó al toro, y le pudo sacar buenas tandas por el pitón derecho.

Se le vio bien a Ernesto, agradó al público, sin embargo escuchó el primer aviso antes de tirarse a matar debido a que estaba sobrepasando los doce minutos que están estipulados para la faena de muleta, cosa que lo apresuró a darle muerte al burel. En el primer intento pinchó, perdiendo la oreja. En el segundo intento logró meter todo el estoque, y aunque un poco caído, fue suficiente para que el toro doblara. Aunque perdió los trofeos, el público lo recompensó con una vuelta al ruedo.

Gerardo Adame, de burdeos y oro, es uno más de la inmensa baraja de toreros nacidos en Aguascalientes, tierra que se destaca por ello. Gerardo también ya ha pisado Autlán en los últimos dos carnavales y en ambos ha triunfado, cosa que hace que poco a poco se vaya identificando con el público de esta plaza. Don Ñaño de 475 kilos salió con alegría y fuerza, yendo al capote y empujando fuerte en el caballo.

El toro tardó en emplearse en el tercer tercio pero una faena por el pitón izquierdo hizo que se metiera de lleno en la lidia. Adame toreó con pundonor, valentía y carisma ante un toro no tan fácil, logrando transmitir al público en los graderíos, terminando la faena con sendas manoletinas. Después de un primer pinchazo logró la estocada, llevándose un golpe en la cara. Desafortunadamente el animal se amorcilló, tardó muchísimo en doblar y después de varios intentos de descabello el toro dobló, llevándose Gerardo los aplausos de la gente.

Lorenzo Garza Gaona, de negro y oro, es un torero de dinastía, es nieto de Lorenzo Garza y bisnieto de Rodolfo Gaona, dos de los máximos exponentes del toreo mexicano. Pero a pesar de sus apellidos Lorenzo no ha gozado de muchos reflectores, busca cada vez hacerse un espacio en los carteles del país. Al inicio de la lidia el torero bregó bien con el capote a Tobalines de 489 kilos, realizando un quite por gaoneras, haciendo honor a su bisabuelo, creador de este pase, que en lo personal es uno de los más bonitos. El toro fue algo deslucido y sin tanta transmisión, pero el temple y disposición de Garza ayudaron a sacarle pases al astado.

Realizó valientes pases de rodillas, incluidas manoletinas que ayudaron a lucir aún más. Metió tres cuartos de estocada que parecían suficientes para ganarse la oreja, sin embargo el toro no dobló obligando a Lorenzo a descabellar. Después de dos avisos y varios intentos, el toro cayó y el matador escuchó palmas.

Lama de Góngora, de celeste y oro, fue el único extranjero de la tarde, nacido en Sevilla, España en 1992. Su toro en turno, Don Diego de 464 kilogramos, comenzó distraído y sin ir al capote, pero una vez que el toro acudió al quite fue bien bregado por el sevillano. En la faena de muleta el toro no lució demasiado y no estaba sobrado de fuerza pero siempre acudió a la muleta, esa fue la principal virtud del astado, y le ayudó a Lama lidiarlo de buena manera y agradar al público, con un par de faenas para destacar.

Consiguió la estocada al primer intento, pero al igual que la mayoría de los toros anteriores este también se amorcilló. El español tuvo que descabellar, lograndolo al primer intento, perdiendo los trofeos pero ganándose las palmas.

Por último fue turno de Antonio Mendoza, de marino y plata, joven torero capitalino que tal vez era el de menos renombre de los seis alternantes pero que terminó siendo el triunfador de la tarde. Ante la falta de orejas cortadas Antonio sabía que era su oportunidad. Desde el principio comenzó con unas ajustadas chicuelinas, ya que el toro se prestaba para ello e incluso empujó bien al caballo. En la faena de muleta Antonio mostró esas ganas de triunfar a las que estaba obligado demostrar. Toreó con elegancia pegado a tablas y nunca descatimó en esfuerzos.

Se tiró a matar y pinchó en el primer intento, consiguiendo la estocada hasta el segundo, y siendo suficiente para que el astado doblara rápidamente. El público pidió la oreja y después de un largo minuto el juez de plaza la otorgó. Convirtiendo a Antonio Mendoza en el triunfador de la primera corrida y consiguiendo el puesto vacante para la quinta y última corrida el martes 13 de febrero, al lado de los rejoneadores Andy Cartagena y Emiliano Gamero, los Forcados de Mazatlán y el matador español Rafael Serna.

El sábado 10 de febrero se llevará acabo la segunda corrida, alternando Diego Silveti, Sergio Flores y el peruano Andrés Roca Rey lidiando seis toros de Los Encinos.

 

DSC_0011 DSC_0013 DSC_0014 DSC_0028 DSC_0067 DSC_0097 DSC_0122 DSC_0151 DSC_0165 DSC_0186 DSC_0191 DSC_0208 DSC_0256 DSC_0274

 

 

2 Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.