Juan Pablo Rodríguez Ovando: Remando hacia el éxito.

Deportes / Especiales

Juan Pablo Rodríguez Ovando: Remando hacia el éxito.

Juan Pablo Rodríguez Ovando, canoísta zapotlense de 18 años, a su corta edad ha conseguido logros tales como ser medallista en los Juegos Centroamericanos, Barranquilla 2018. Lo anterior le ha valido para ser reconocido con el Premio Municipal al Mérito Deportivo en Zapotlán El Grande y para formar parte de la preselección mexicana que participará en el próximo Mundial de Canotaje en Hungría y en los Juegos Panamericanos en Perú, eventos que se realizarán este año.

Juan Pablo (playera negra) en la ceremonia de entrega del Premio Municipal al Mérito Deportivo.

Como canoísta, Juan Pablo ya ha triunfado, pero trabaja a diario para lograr más. Actualmente se prepara en la Ciudad De México y todos los días entrena en la pista Virgilio Uribe, escenario olímpico en 1968. La distancia ha obligado a una entrevista telefónica que por coincidencia se dio el día del cumpleaños de Juan Pablo. “No hay mucho que hacer por acá (además de entrenar)”. Se le escucha animado, con voz firme y con la seguridad de quien se prepara al máximo.

“Llevo alrededor de cuatro o cinco meses entrenando aquí y pues nada, enfocados al objetivo principal.” Uno de los sacrificios que ha hecho nuestro entrevistado es el de dejar su casa para ir a entrenar a las instalaciones de la CONADE. A pesar de estar lejos de Zapotlán, él se siente tranquilo: “Me siento bastante normal, ya que pues mi familia lo comprende. Yo estoy feliz con lo que hago, estoy feliz acá, más que nada por las condiciones, el equipo, y todo ese tipo de cosas, más que nada por eso estoy contento de estar en la Ciudad de México”.

A los 14 años, Juan recibió una invitación de un entrenador y decidió probar suerte en el canotaje. “Me quedé por el entorno social en el que me encontraba, tú sabes, las amistades, echar relajo, fue todo eso. Después te lo tomas en serio, y  simplemente te gustan las competencias y todo esto de ir mejorando poco a poco. “

El primer paso fue destacar como seleccionado de Jalisco. Participó y ganó medallas para el estado en las Olimpiadas Nacionales y después vino su primera participación internacional en el Mundial de Rumania categoría Junior, en 2017.

Posteriormente llegó su mayor logro hasta el momento. El zapotlense ganó dos medallas en  los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018, celebrados en Barranquilla, Colombia. La primera presea fue de plata en la prueba de kayak individual de 1000 metros y la segunda fue de oro en la prueba de kayak de cuatro participantes en 500 metros.

“La medalla de oro claro que sí la visualizaba antes, pero pues ya tenerla ahí y saber que todo valió la pena, no tiene palabras”. Al tener la oportunidad de estar en lo más alto del podio, Juan Pablo expresa que “escuchar el himno nacional es algo indescriptible, la verdad fue un sentimiento muy satisfactorio”.

Todos estos logros han sido cruciales para que el municipio de Zapotlán el Grande le otorgara el Premio al Mérito Deportivo en el 2018. “La verdad muy feliz, muy feliz con mi municipio  por el apoyo. (…) Lo del premio fue un gran gesto, qué bueno que lo comenzaron a hacer.”

El entrenador Miguel Ángel Flores (Izquierda) y Juan Pablo Rodríguez (derecha)

A pesar de todos los logros mencionados, el enfoque de Juan Pablo es hacia los retos que tiene por delante. “Actualmente estoy en la preselección nacional para los Juegos Panamericanos de Lima, Perú 2019. Entonces diría que por lo pronto la toma selectiva es el objetivo principal”.

Si el joven Rodríguez logra salir avante de la toma selectiva, no sólo aseguraría su participación en Lima, sino también en el Campeonato Mundial Senior en Hungría. Además, en caso de lograr buenos resultados en el país europeo, tendría la oportunidad de obtener un boleto para los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020.

Teniendo esos retos en el futuro próximo, Juan Pablo tiene una mentalidad que le permite seguir creciendo. “En el deporte y en muchas otras cosas nunca se deja aprender, cada experiencia te tiene que dejar algo, porque no siempre vas a estar arriba y habrá veces que te vas a caer y que quieres tirar la toalla, y pues lo importante es saber cómo y cuándo es el momento para levantarse y para seguir aunque sea desde de cero”.

A la distancia, Juan Pablo Rodríguez Ovando no se olvida de Zapotlán y es consciente de que muchos jóvenes practican el canotaje con la misma ilusión que él tuvo. “Espero que la historia de mí llegue a las personas del municipio, porque sé que las condiciones son muy complicadas ahí, sé que es difícil, es difícil sobresalir pero se puede”.

Entrevista: Hugo Espinoza y Alan Aréchiga | Fotografías: CODE y CS Gobierno Zapotlán

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.