Periodo electoral atípico: Un llamado a la innovación

Opinión

Periodo electoral atípico: Un llamado a la innovación

En nuestro país, el pasado 7 de septiembre dio inicio el proceso electoral y a partir de esa fecha se realizarán distintas actividades con base en el calendario establecido. Quienes busquen algún cargo de elección popular seguramente acudirán a las calles, no obstante, es importante no perder de vista que la pandemia causada por el nuevo coronavirus ha cambiado las reglas del juego en varios ámbitos de nuestra vida y este caso no será la excepción.

Sin duda, este proceso tendrá que desarrollarse desde la innovación y entendiendo que el bienestar y la salud de las personas deberán privilegiarse, ante todo. Escuchar y plantear rutas de trabajo será indispensable.

El trabajo que pueda ejecutarse en calle deberá tomar en cuenta las medidas sanitarias que se encuentren vigentes e ir acompañado de la idea de que cada puerta que se toque y cada reunión a la que se convoque, implicará una mayor responsabilidad.

Las agendas, el conocimiento del entorno, el acercamiento con representantes populares y la transparencia en el discurso y las propuestas serán claves. El uso de la tecnología ayudará a que las ideas puedan permear.

Existen irrenunciables que se posan sobre los servicios públicos, el espacio público, seguridad, medio ambiente e impulso al comercio local, parte importante de la necesidad que tenemos de construir entornos más sanos, armónicos y seguros, recae en esos aspectos. Además, es importante asumir que la presencia en calle debe ser una constante, pues la resolución de conflictos y la atención a problemáticas requieren de un trabajo persistente.

Lo local y los comunes

Retomar las bases, en muchas ocasiones suele ser lo más importante. Hablar de lo local implica entender la ciudad, sus dinámicas y sus necesidades, mientras que los comunes se encuentran representados en la deliberación, el espacio público y el espacio que cohabitamos y en hacer política con y para las personas. Nunca más al margen de ellas.

Llegar a la población significa ir más allá de la oportunidad de posicionamiento que da un periodo electoral, implica poner sobre la mesa mecanismos de escucha y deliberación permanente que sean capaces de articular y dar atención a las demandas sociales, esas voces que merecen de atención permanente, pues son base importante en la lucha por la justicia social.

Escuchando esas demandas y planteando soluciones es que pueden reducirse las brechas de desigualdad, pues justo la desigualdad es la que ha hecho que esta crisis tenga un profundo calado al interior de miles de hogares.

Trabajar desde lo local y la reivindicación de lo común, implica apostar por el bienestar de las personas desde una democracia profunda, participativa y corresponsable. La toma de decisiones debe privilegiar los intereses colectivos antes que alimentar diferencias en el terreno político.

La pandemia nos ha enseñado mucho sobre esto y es necesario tomar esas lecciones en nuestras manos. Las responsabilidades del Estado no deben trasladarse hacia las personas, en todo caso es necesario acompañarles fuera de escenarios que impliquen división.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.