Zapotlán, con la bicicleta en reversa

Opinión

Zapotlán, con la bicicleta en reversa

Cultura vial, esa es la clave. En Zapotlán el Grande se inició al revés, y ahora la dirección en la que viajamos es de medio camino hacia el inicio, cada día más alejados de la meta. ¿Cuál meta? Convivir y sobrevivir peatones, ciclistas, motociclistas, automovilistas y transporte público en un mismo espacio.

Se quiso avanzar sin antes haber iniciado y esto, lejos de conseguir el desarrollo que en el papel se prometía, obliga a comenzar de cero, pero ahora sí de cero, o eso sería lo ideal.

Los accidentes ciclistas cada año incrementaban, al grado de ocasionar nueve muertes entre 1997 y 2016 en el municipio, tres sucedieron de octubre de 2015 a marzo de 2016. Tras esto fue que salió a la luz un proyecto de infraestructura para una ciclovía.

Con esto la promesa era dar seguridad al tránsito diario de quienes usan la bicicleta como medio de transporte, pero no consideraron que ese paso, ese gran paso, era el final.

La construcción de la millonaria ciclovía causó las problemáticas que pueden leer aquí y aquí, de las cuales El Suspicaz informó en su tiempo. Esta confrontación llevó a que la semana pasada comenzara la modificación de la Ciclovía Universitaria, lo que llevará a que la mitad de las estructuras de protección sean retiradas.

Recordemos que los reclamos hacia la autoridad municipal comandada por Alberto Esquer, pedían que regresara un carril y estacionamientos que se fueron cuando la ciclovía llegó. Después de la consulta pudo notarse que los automotores triunfaron por sobre las bicicletas, a pesar de los accidentes, a pesar de las muertes. ¿Pero esto convierte a los automovilistas en villanos?

Claro que no. Hay ciclistas que incluso con la ciclovía transitan por fuera de ella, se saltan semáforos, no circulan por la extrema derecha como lo marca el actual El Reglamento de Movilidad, Tránsito y Transporte de Zapotlán el Grande, no usan casco, circulan en sentido contrario y un etcétera más.

Entonces, ¿qué falló? La estrategia de política pública. El reglamento municipal no es claro en cuanto a derechos y obligaciones de los ciclistas. Por ejemplo en el tema de casco y chaleco especifica que es de manera preferente, no obligatoria.

Ante esto surgió en cabildo una iniciativa de reglamento específico para ciclistas. En él se especificarían los derechos y las obligaciones que un ciclista tiene al hacer uso de las calles zapotlenses, iniciativa que está en comisiones desde mayo de 2017. Sí, fue propuesta después de la instalación de la ciclovía…

En el fervor de la consulta ciudadana, el alcalde recurrió a tácticas de campaña electoral para promover de manera emergente el uso de la bicicleta; el día de la consulta – 17 de septiembre de 2017- lanzaron el piloto de la BiciEscuela; la finalidad era crear una cultura vial en los zapotlenses. Sí, el concepto “cultura vial” fue tomado en cuenta hasta que el tema se le salió de las manos a la administración, hasta el final, y como era de esperarse, la premura no funcionó.

Con todo esto tenemos que en Zapotlán se construyó una ciclovía sin antes realizar las acciones de promoción de cultura vial general entre la población, sin antes “atinarle” a la política pública de promover el uso de la bicicleta en una ciudad que sólo tiene siete kilómetros de largo por cuatro de ancho, sin antes establecer las reglas del juego. Empezamos al revés.

Esta editorial queremos cerrarla con un mensaje para las autoridades; para el alcalde Alberto Esquer Gutiérrez -o, más bien, para el que sigue-: antes de construir más infraestructura de este tipo, primero aterricen un reglamento con el que se especifiquen los roles de cada quien en las vialidades.

Después lancen una campaña pública cual si fuera elección –con ese recurso, con esas ganas, con ese entusiasmo que causa para muchos el estar en un cargo público- para tratar de que la ciudadanía de Zapotlán conozca sus derechos y obligaciones.

Una vez que los zapotlenses conozcamos las reglas del juego, crear la infraestructura necesaria. Pero claro, esto no se hace en tres años, y algunos ya van de salida en busca de otro asiento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.