Sin equilibrio ambiental no existe un desarrollo viable

Opinión

Sin equilibrio ambiental no existe un desarrollo viable

El cuidado y protección del ambiente es algo tan sonado, tan dicho y a la vez tan difuso que, ¿en realidad entendemos de qué se trata? En abril la ONU hizo una publicación por el Día de la Tierra y los datos que ahí se señalan son de una relevancia significativa.

El hecho de que los últimos 5 años hayan registrado las temperaturas más altas nos habla de que sencillamente los esfuerzos por mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero, han estado por debajo de las expectativas. En medio de este año ajetreado, convulso y a veces surreal, nos queda esperar a lo que suceda en la siguiente Conferencia de las Partes (COP26) y ver, si ahora sí se toman decisiones que abonen al futuro, pues el tiempo cada vez es más limitado.

Entre 2011 y 2012 se desarrollaron los primeros Planes de Acción Climática en el estado de Jalisco, en los municipios de Zapopan y Guadalajara. Parte de la información que surgió en la elaboración de esos planes, es que la población percibía al cambio climático como algo lejano, algo que sucedía en otros lugares y eso es completamente erróneo. El cambio climático también está aquí, es ese que hace que tengamos un clima irregular en nuestra ciudad, que los campesinos que dependen del temporal tengan malas cosechas, es ese que amenaza a las comunidades costeras de Jalisco y el que amenaza el bosque mesófilo y de oyameles nativos en el Nevado  de Colima.

La construcción de una utopía

Las problemáticas ambientales no son nuevas y son tan diversas, que esta es una agenda que no puede postergarse más y el panorama actual no es el mejor: El martes de manera caprichosa el presidente de la República dio banderazo de salida a las obras del tramo 3 del Tren Maya, la apuesta por los combustibles fósiles va firme y las dependencias federales en el sector ambiental hacen lo que pueden con lo que tienen. En Jalisco vivimos cada día la desprotección de los bosques en la Zona Sur, los problemas de tratamiento de aguas residuales tienen en Cajititlán, el Lago de Chapala y su rivera y el Río Santiago a sus principales rostros, los municipios batallan por mantener sus calles apenas limpias y en el AMG ya es cosa de casi todos los días ver una nata ocre o gris que cubre el paisaje.

Es momento de que los discursos dejen de alejarse de la realidad. A la memoria no se le hace justicia colocando placas o con minutos de silencio, se le hace justicia atendiendo las causas que originan los problemas, haciendo grietas cada vez más profundas en el muro de la impunidad y poniendo al centro del desarrollo el cuidado de ecosistemas y de las poblaciones que los habitan. No es desarrollo aquel que degrada, margina y compromete las oportunidades de cara al futuro.

Las agendas ambientales y las instituciones encargadas de desarrollarlas deben ocupar un papel primordial. La política no puede utilizar al discurso solo como herramienta de convencimiento y ver únicamente de reojo al medio ambiente, dándole migajas para que opere.

Habitar un mundo sano no es cosa de otros tiempos, del pasado, debe ser parte de nuestro presente y una realidad para el futuro.

La importancia de los gobiernos locales

Lo local da la oportunidad de repensar y redirigir. De construir realidades alternas a las que vivimos y en las que existan alternativas más allá del conformismo y la resignación. Jalisco y sus municipios pueden dar pasos significativos en reducción de emisiones contaminantes a la atmósfera, generar políticas integrales de manejo de residuos, de movilidad, de ordenamiento territorial, prevenir y reducir la contaminación en cuerpos de agua y colaborar en la protección de bosques, solo por mencionar los aspectos más generales.

Tienen la oportunidad de trabajar con su población, generar alianzas y profesionalizarse para educar. De poner el cuidado del ambiente como una herramienta fundamental para recuperar la confianza en las instituciones. El medio ambiente adecuado para el sano desarrollo de las personas, es cosa de Derechos Humanos, no una aspiración que pueda cumplirse o no.

Contextos de inacción por “vacíos legales” y en los que las autoridades desconocen u omiten lo que les corresponde, pero sí identifican lo que “no les toca” debe dar paso a una búsqueda de alternativas.

Plantear soluciones en 3 o en 6 años ayuda pero siempre será insuficiente. Que los gobiernos hagan historia (como lo plantea el gobernador) es una aspiración que puede ser válida, pero va más allá de que un personaje se lleve el mérito. Implica dejar un legado que dé oportunidades de desarrollo y que no prive a nadie de respirar aire limpio, disfrutar de un bosque o de un cuerpo de agua clara.

El “nunca es tarde” aquí no aplica y no podemos seguir caminando hacia el punto de no retorno impulsando apuestas de desarrollo que dejen de lado el equilibrio ambiental.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.