Tengan efecto en el ciclo del agua o no, los cañones antigranizo deben regularse: investigador UDG

Ecología / Social

Tengan efecto en el ciclo del agua o no, los cañones antigranizo deben regularse: investigador UDG

El profesor investigador del Centro Universitario del Sur, Ricardo García de Alba García, impartió una conferencia acerca del uso de cañones antigranizo en el sur de Jalisco con resultados del seguimiento de investigación que ha realizado durante los años de tensión y debate referente al posible efecto negativo o positivo de estos artefactos en el proceso de lluvias.

Durante su ponencia, habló del funcionamiento de los cañones antigranizo y el cómo podrían afectar de diferentes maneras al entorno de la región. Describió que la onda que producen contiene químicos peligrosos y ocasiona que una columna de aire caliente suba a la zona de nubes, lo que podría provocar modificaciones al ciclo del agua derivando en que la lluvia no se concrete y la nube se disperse.

“Estamos poniendo el aire caliente arriba, donde están los elementos de condensación, de saturación, y por lo tanto, arriba vamos a cambiar la temperatura y la presión, arriba hay baja presión, pero si le metemos aire caliente vamos a modificar la presión de la alta atmósfera, suficiente para que no se generen esos procesos, sutílmente. Temperatura, presión y polaridad. La columna de aire caliente, interrumpe el proceso de que la gota de lluvia se condense arriba, se forme hielo, un esquema muy simple del ciclo del agua. No es ni el sonido, ni es la onda; es la otra parte, el asenso de aire caliente a la alta atmósfera”, comentó el investigador.

Detalló que de acuerdo a la descripción de las propias empresas, los cañones antigranizo tienen un área de impacto de un kilómetro a la redonda, pero los efectos notados de manera empírica por los pobladores, podrían deberse a la existencia de redes de cañones.

“Se presume que este efecto solo se da en el área de influencia del cañón. Ellos piensan, es que la atmósfera es tan basta y son sistemas tan complejos y tan violentos que una nube de cúmulo trae una energía superior a cien bombas atómicas, sí, pero la tecnología no está pretendiendo crear un efecto global, es puntual, es local. Por eso la influencia del cañón, de protección, dice la empresa, es de un kilómetro de diámetro, son cien hectáreas de protección. Pero, ¿qué creen?, yo tengo un cañón aquí, tengo otro cañón a un kilómetro y medio, tengo otro cañón a otro kilómetro y medio, tengo otro cañón a otro kilómetro y medio y genero una área brutalmente grande de protección. ¿De cuánto? no sé”, detalló.

Ante esta situación concluyó que es urgente la acción de los tres niveles de gobierno para regular y reglamentar el uso e instalación de los cañones antigranizo, incluso ante la existencia de duda científica de su posible impacto al medio ambiente.

“Si está la otra parte, ‘es que no funcionan, es un mito’, pues entonces señores, pues que no los engañen, y que el Estado no permita que se compre esa tecnología porque no están funcionando, porque crean más descontento social que el beneficio, porque si mucha gente lo desestima, ‘que no hacen nada, que no sirven para nada’, pues entonces no gastemos el millón de pesos que cuesta cada aparatito”, puntualizó.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.