Escasez de agua en el sur de Jalisco es solo una historia de sobremesa: Alberto Esquer

Especiales

Escasez de agua en el sur de Jalisco es solo una historia de sobremesa: Alberto Esquer

Para Alberto Esquer, secretario de Agricultura y Desarrollo Rural de Jalisco, parece no ser tema importante la escasez de agua en el sur de Jalisco, ya que, para él, no es más que “una historia de sobremesa”.

Esas fueron sus palabras durante la Expo Agrícola 2019, evento al cual fue invitado en representación del Gobernador de Jalisco; evento que reunió principalmente al sector agroindustrial del estado.

“Hoy el sur de Jalisco trae una derrama económica increíble por la producción que tenemos en el sector agro. Hay muchas teorías que a veces en la sobremesa se dicen, que se está acabando el agua, que están pasando muchas cosas. ¿Hay que poner atención? Claro, ¿hay que hacer una agricultura sostenible? Claro. Pero mucho también, es historia que se cuenta”.

Su argumento fue que el Sistema de Agua Potable de Zapotlán (SAPAZA) perforó un pozo nuevo a un costado de uno existente, y que, en la zona urbana, una de las más bajas de la cuenca, el agua seguía a la misma profundidad.

“(Jesús Guerrero) me decía que habían acabado de perforar un pozo de agua, y que encontraron el espejo de agua a 250 metros. Hace 18 años, cuando el alcalde era Rafa Ríos y perforó un pozo, encontraron el agua en 250 metros; igualito que hace 18 años. ¿Qué pasa? Algo está haciendo bien el sur de Jalisco, la naturaleza. Los mantos acuíferos están ayudando a que esta zona se transforme”.

A la par, se dijo orgulloso de haber sido uno de los principales responsables de que los invernaderos llegaran a Ciudad Guzmán y el sur de Jalisco.

 “Yo trabajé en la Secretaría de Agricultura hace 14 años. La primera gira que hicimos para traer los berries al sur de Jalisco, fue a Chile. Parecía una misión imposible, que no se podrían venir berries al estado de Jalisco hace 14 años. Hoy Jalisco es el segundo productor a nivel nacional de la familia de los berries”.

Incluso aplaudió que se exploten los acuíferos de la zona calurosa del llano en llamas para la producción de aguacate, hecho que catalogó como uno de los principales logros.

“Apenas el viernes pasado hacía una gira por el llano en llamas. Parecía imposible que allá se diera la producción, hay una alta producción de aguacate en el llano en llamas”.

Pero, ¿es verdad que la escasez de agua en el sur de Jalisco, solo es una historia de sobremesa?

Hay varios actores en el tema que están en desacuerdo con esta postura, aseguran que la agroindustria, tanto agricultura protegida como de aguacate, están extrayendo más agua de la que deberían.

De hecho, del propio sector gubernamental a nivel municipal, el director de SAPAZA, Alfonso Delgado Briseño, habló de las repercusiones que tiene para el acuífero, la sobreexplotación que se hace del agua por parte de la agroindustria.

“Los cultivos ‘protegidos’ llamémosle así, están impactando a todo el acuífero. Ciertamente me dicen que porqué SAPAZA se quiere responsabilizar extrayendo menos agua; alguien tiene que hacer algo dentro de su nivel de competencia… Sí están impactando, si vamos ahorita, y más en este tiempo que viene la canícula, todas las brechas de aguacate, de berries y de cherries, están mojadas ahorita ya, y es agua potable, del mismo acuífero donde extraemos agua para consumo humano. El maíz consumía el agua de lluvia, pero estos están extrayendo agua de las profundidades y cada vez más profunda. Hay niveles freáticos que no se debe de sacar esa agua porque va a provocar un deterioro ambiental muy poderoso.”

Esto es por la parte municipal, pero a nivel federal, hay datos de la Comisión Nacional del Agua, que muestran el panorama que existe referente a la disponibilidad de este líquido.

Comenzamos remontándonos hasta el año 2000. En esta fecha el INEGI publicó un documento llamado “Estudio Hidrológico del Estado de Jalisco”, describe al acuífero de Ciudad Guzmán como una zona subexplotada, ya que tenía un nivel de recarga de 250 millones de metros cúbicos con una extracción a tan solo cien metros de profundidad (no a 250 como lo afirmó el exalcalde de Zapotlán, ahora titular de SADER), de 190 millones de metros cúbicos, es decir, el subsuelo recibía más agua de la que extraían.

“La profundidad de los niveles estáticos del agua es de 1 a 106m, con abatimiento anual de 0.50m; la CNA estima una recarga de 250Mm3, extracción de 190Mm3, por lo que se considera al acuífero subexplotado. La calidad química del agua para uso potable está clasificada como buena, tiene en promedio 279 partes por millón de sólidos totales disueltos”, puede leerse en la página 40.

Nueve años después, la CONAGUA publicó un documento que, de manera expresa, también catalogaba al acuífero de Ciudad Guzmán como subexplotado, ya que tenía una recarga de 266.10 millones de metros cúbicos y volumen concesionado de 158.35 mm3, con lo cual todavía se podía afirmar que era mayor la cantidad de agua que recibía el acuífero, que la que se extraía.

Pero para 2015 todo cambió, en tan solo 6 años, el nivel de extracción de agua se disparó al grado de contar con un déficit de 20 millones de metros cúbicos.

Esto se debe a que, en esos seis años, la cantidad de agua concesionada para extracción, superó a la de recarga por lluvia, es decir, CONAGUA registró que la recarga se mantuvo en 266 millones de metros cúbicos, pero las concesiones alcanzaron los 271 millones de metros cúbicos, más 16 de descarga comprometida.

Es decir, en 2015, ya estaba comprometida más agua de la que el acuífero recarga durante las lluvias, sin embargo, para el titular de SADER, solo es una “historia de sobremesa”.

A la fecha no hay otro informe al que tuviera acceso esta redacción, que aporte información más reciente.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.