Inicia Feria Zapotlán 2018

Feria Zapotlán 2018

Inicia Feria Zapotlán 2018

De color, música, baile y belleza se vistieron las calles de Zapotlán el Grande que reunieron a cientos de espectadores que desde sus lugares observaban, reían y aplaudían el espectáculo visual que emitió el desfile inaugural que oficialmente anuncia la llegada de la Feria Zapotlán 2018.

 

Abrieron el desfile los músicos que elegantemente tocaban los instrumentos de la Banda Sinfónica de Zapopan, quienes alegraron y endulzaron el oído de los Zapotlenses con sus melodías.

Quienes sin duda robaron las miradas y atención de los Zapotlenses y visitantes, fueron los danzantes de Sahuayo Michoacán los Tlahualiles, con sus coloridos y sonoros trajes, sus penachos de casi dos metros de altura y 20 kilogramos de peso, a los que dedican alrededor de 10 meses en elaborar manualmente, un espectáculo nuevo que llegó a Zapotlán.

Carros alegóricos aparecieron en el contingente alusivos a los temblores en Zapotlán, la feria, el centenario de Arreola y el volcán de colima acompañados de danzas cómo los sonajeros y uno de los ballets folclóricos emblemáticos de la ciudad.

No faltaron las bastoneras de la Normal de Jalisco, así como la danza Hawaiana de Tamazula, la música de mariachi y la presencia que adornó y engalanó el recorrido de la reina y princesas de Zapotlán.

Tras el corte de listón llovieron papeles de colores que cayeron sobre el contingente que a pesar del recorrido aún lucían enérgicos y armoniosos de manera que lograron contagiar de alegría a los espectadores.

 

Entre aplausos y gritos fue como terminó la participación de toque cultural, pues enseguida aparecieron los vehículos de las empresas que participaron y patrocinaron este desfile aventando dulces, camisas y mochilas a quienes presenciaron el evento.

Así fue como Zapotlán recibió un año más de fiesta, tradición cultura y momentos en familia. Así es como se prepara para albergar a los miles de visitantes que participarán en la feria y en las fiestas Josefinas.

Llegó la feria, llegó el dinero

La llegada de la feria, más que diversión y entretenimiento representa también ingresos para muchas familias Zapotlenses, es el caso de Fernando vendedor de algodones de azúcar y de manzanas con caramelo, quien ve en la feria una oportunidad para llevar un ingreso extra a su familia.

Comentó Fernando que durante estos días de feria aumenta su producción pues en un fin de semana normal prepara entre 40 y 45 manzanas, mientras que para este desfile de inauguración preparó 70, casi el doble de su producción normal.

Suponiendo que al final del día Fernando terminó sus manzanas su ganancia sería de setecientos pesos libres, mientras que en un día normal la ganancia rondaría entre los cien y doscientos pesos, por un trabajo que inició desde las 9 de la mañana y hasta que la plaza principal se quedó sin una persona a quien ofrecerle su producto.

“Con el poco dinerito que nos ganamos pues es ya una ayuda, yo tengo otro trabajo, pero siempre ando buscando como sacar más, como dicen no hay dinero que rinda”, refirió el vendedor.

Para Fernando uno de los mejores días para vender es el emblemático 23 de octubre donde ha llegado a ganar más de mil pesos libres, lo que representa una ayuda significativa al gasto familiar.

Don Moisés Morán y su familia también se benefician de la derrama económica que deja la feria. Él vende papas fritas desde hace tres años cada mes de octubre en la plaza principal de la ciudad para complementar sus ganancias que normalmente le deja su puesto de frituras en una unidad deportiva.

Su jornada laboral para este desfile inaugural inició desde dos días antes que inició a preparar las 150 bolsas de papitas que ofreció a los espectadores y participantes del recorrido.

Comentó que durante la feria los días de mayores ventas sus ganancias suelen ser de ochocientos a mil pesos libres, mientras que en un día normal su ganancia asciende tan solo a 200 pesos.

Su mejor día de ventas sin duda alguna es el 23 de octubre donde “gracias a Dios les va bien”. Ha llegado a ganar dos mil pesos libres, ya con el descuento de la inversión en papas, bolsas, limones, sal y chile. Durante ese día trabaja más de ocho horas ya que en la noche también se pone a vender en la casa de los mayordomos.

La inversión de Moisés siempre difiere en precios ya que sus insumos pueden llegar a bajar o subir de precio. Hace unas semanas la arpilla de papa le costaba mil doscientos pesos, esta semana la consiguió a ochocientos cincuenta, por lo que sus ganancias también varían. Aun así, se esfuerza por tener productos de calidad y trabajar hasta las once o doce de la noche para llevar un poco más de dinero a su hogar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.